EVALUACIÓN PSICOLÓGICA DEL AUTISMO:

        ESCALAS DE INTELIGENCIA WECHSLER

       ICAP : INVENTARIO PARA LA PLANIFICACIÓN DE SERVICIOS Y  PROGRAMAS INDIVIDUALES

        PEP: PERFIL PSICOEDUCACIONAL PARA NIÑOS

        AAPEPE: PERFIL PSICOEDUCACIONAL PARA ADOLESCENTES Y  ADULTOS

        CARS: CHILDHOOD AUTISM RATING SCALE

        EMSV: ESCALA DE MADUREZ SOCIAL DE VINELAND

 

 

EVALUACIÓN PSICOLÓGICA DEL AUTISMO

Es difícil determinar la etiología del autismo. Algunos autores consideran que el autismo debe percibirse como una forma severa de déficit cognitivo social

Otros argumentan que el diagnóstico debe incluir dos tipos de déficits: las deficiencias en el desarrollo del lenguaje; y las conductas estereotipadas y ritualistas. De las primeras deficiencias, las más comunes son el cambio en el uso de pronombres y la ecolalia. De las segundas conductas, las más frecuentes son la fijación en los objetos, los intereses y las preocupaciones peculiares, gran resistencia a los cambios, la soledad, etc.

Esta confusión puede ser aclarada con la evaluación psicológica que, además, permite ubicar al niño autista en un medio psico-educativo estructurado y detectar si existe deficiencia mental severa o profunda con tendencia autista (su comunicación y su comprensión social están aún menos desarrollados que su capacidad intelectual general)

 

ESCALAS DE INTELIGENCIA WECHSLER

Permiten evaluar la inteligencia en tres grandes niveles de edad cronológica: WPPSI (preescolar y primaria), de cuatro a seis años; WISC, niños de seis a quince años y once meses; WAIS, adolescentes desde los dieciséis años y adultos. En estas escalas los autistas de inteligencia normal obtienen una buena puntuación en la parte manipulativa de cubos y puntuaciones muy bajas, especialmente en las pruebas de comprensión y vocabulario.

Las primeras cinco pruebas proporcionan un cociente intelectual manipulativo (CIM), las otras seis un cociente intelectual verbal (CIV). De ambos cocientes se obtiene el cociente intelectual global (CIG): Además Wechsler proporciona un cociente intelectual de deterioro (CD): el CIG disminuye al aumentar la edad, en las psicosis y las lesiones cerebrales.

Wing señala que la importancia del diagnóstico con niños autistas reside en que éste es un buen predictor del ulterior progreso educativo.

Se ha encontrado correlación entre las crisis convulsivas, la disfunción cerebral y el bajo rendimiento intelectual en niños autistas, a menor CIG mayor posibilidad de ataques epilépticos y de trastorno cerebral. Cerca de un 75% de autistas padecen deficiencia mental.

Los autistas funcionan mejor intelectualmente en las pruebas no- verbales, que en las verbales. Funcionan relativamente bien en aquellas pruebas que requieren utilizar la memoria inmediata. Su rendimiento en tareas que requieren razonamiento verbal abstracto, resolución de problemas que impliquen secuencias verbales y simbolización en general, es muy inferior.

Muchos de los jóvenes autistas con un CIG normal o cercano, compensan su bajo CIV con un CIM comparativamente elevado, lo que sumado puede producir un CIG normal o cercano.

El CIG obtenido con jóvenes autistas tiene propiedades predictivas similares a las obtenidas con otros grupos de niños.

Lotter señala que además de las variables cognitivas ya indicadas, el rendimiento escolar de los niños autistas es un buen predictor: cuanto mayor es el CIG del niño en la evaluación inicial mayor es el rendimiento comprobado en el rendimiento

Rutter afirma que los niños autistas con un CIM normal realizan progresos educativos y cerca de la mitad consiguen un empleo. Lo opuesto se da en aquellos autistas con inteligencia severa o profunda. De estos la mayoría terminan institucionalizados. En cuanto al trastorno emocional y del lenguaje, el CIG ha resultado ser también un buen predictor: cuanto mayor es el CIG menos grave es el trastorno emocional y menos graves los síntomas del lenguaje en niños autistas.

 

ICAP: INVENTARIO PARA LA PLANIFICACIÓN DE SERVICIOS Y PROGRAMACIÓN INDIVIDUAL

Este instrumento de Bruininks y cols. Ofrece un perfil de conducta adaptativa que consta de destrezas motoras (18 ítems), sociales y comunicativas (19 ítems), de la vida personal (21 ítems), y de la vida en comunidad (19 ítems). Evalúa problemas de conducta: comportamiento autolesivo o daño a sí mismo, heteroagresividad o daños a otros, destrucción de objetos, conducta disruptiva, hábitos atípicos y repetitivos, conducta social ofensiva, retraimiento o falta de atención, conductas no colaboradoras, reacción a la conducta problema en cualquier categoría.

Los datos del ICAP guían en la toma de decisiones a la ubicación institucional: centro residencial, servicios de día, servicios de apoyo, y actividades sociales y de ocio.

PRO-ED ha editado la escala Gilliam de autismo, test estandarizado que ha sido diseñado para detectar y evaluar el trastorno autista y otros trastornos graves del desarrollo y del comportamiento, proporciona información muy valiosa que ayuda a establecer el diagnóstico de autismo. Los diferentes ítems de la escala GARS son consistentes con la medición de las conductas autistas. La validez ha sido demostrada. El criterio concurrente relacionado con los estudios de validez demuestra que las puntuaciones de esta escala pueden ser utilizadas para identificar sujetos que pertenecen a diferentes grupos de diagnóstico.

El GARS evalúa con 56 ítems, los 42 primeros van desde conducta nunca observada (o) hasta frecuentemente observada (3). Los cuatro últimos son del tipo si/no: conducta estereotipada, comunicación, interacción social, trastornos del desarrollo. Las puntuaciones directas o de escala obtenidas se convierten en puntuaciones tipificadas. GARS proporciona una guía de interpretación de conversión de puntuaciones tipificadas a Cociente de Autismo, percentiles, niveles de gravedad y probabilidad de autismo.

 

PEP: PERFIL PSICO-EDUCACIONAL PARA NIÑOS

El PEP permite el diagnóstico de las funciones mentales del niño. Se aplica a niños con edades cronológicas comprendidas entre 1 a 12 años y de nivel educativo preescolar. Los resultados de este programa son utilizados para el implantar el programa TEACH de enseñanza individualizada.

La escala proporciona un perfil en las siguientes áreas:

  1. Imitación
  2. Percepción
  3. Motricidad gruesa
  4. Motricidad fina
  5. Coordinación viso-manual
  6. Cognición
  7. Lenguaje/comprensión
  8. Lenguaje /expresión
  9. Autonomía
  10. Socialización

El perfil psico-educativo proporciona dos trazados, por cada una de las áreas descritas; uno de ellos pertenece a la adquisición de la competencia y el otro al emergente. Este último nivel se sitúa entre lo posible y lo imposible, es el próximo nivel de desarrollo que se puede alcanzar en la competencia evaluada. De esta forma el perfil proporciona información sobre lo que el niño es capaz de hacer y el próximo paso de su aprendizaje en el programa educativo

 

AAPEP: PERFIL PSICOEDUCACIONAL PARA ADOLESCENTES Y ADULTOS

Permite evaluar las capacidades del sujeto joven y adulto en aquellas áreas que se consideran más importantes para su funcionamiento semi-independiente.

Contiene tres escalas:

  1. Observación directa
  2. Entrevista con la familia
  3. Entreviste con el responsable escolar o profesional

Las aptitudes que evalúa son:

  1. Comunicación
  2. Relaciones sociales
  3. Autonomía y aptitudes domésticas
  4. Aptitudes profesionales
  5. Conducta en el trabajo
  6. Aptitud hacia el ocio

 

CARS: CHILDHOOD AUTISM RATING SCALE

Este instrumento de Schopler y otros evalúa quince conductas:

  1. Relaciones con otras personas
  2. Imitación

3. Reacciones emocionales

4. Relación con el cuerpo

5. Relación con objetos

6. Adaptación al cambio

7. Reacciones visuales

8. Reacciones auditivas

  1. Reacciones de los receptores
  2. Angustia y nerviosismo
  3. Comunicación verbal
  4. Comunicación no-verbal
  5. Nivel de actividades
  6. Nivel de constancia en el funcionamiento intelectual
  7. Impresión general de un experto

 

EMSV: ESCALA DE MADUREZ SOCIAL DE VINELAND

Esta escala que Doll elaboró proporciona una Edad Social que corresponde a la capacidad o competencia social que tiene el niño para cuidarse de si mismo y la forma que tiene para interrelacionarse con otras personas.

La EMSV permite evaluar al niño cuando no se pueden utilizar otros instrumentos psicológicos, debido a que éste padezca trastornos en el lenguaje, en la coordinación neuromuscular, o en la imposibilidad de que éste este presente. Se completa en una entrevista a los padres que informan de su desarrollo.

La escala tiene ocho categorías:

  1. SHG: Cuidados generales de sí mismos
  2. SHD: Vestirse
  3. SHE: Comer
  4. C. Comunicación
  5. SD. Autodirección
  6. S. Socialización
  7. L. Locomoción
  8. O. Ocupación

Cada una de estas ocho direcciones contiene ítems que corresponden a una edad social. Es especialmente útil en aquellos niños autistas con deficiencias mentales profundas que no pueden ser evaluados con otros tests psicológicos. Permite diferenciar entre deficiencia mental con y sin incompetencia social.

La EMSV facilita datos evolutivos sobre las debilidades y fortalezas del niño en las áreas de autonomía y vida social. La velocidad del desarrollo se puede establecer si se tiene en cuenta la edad en que un niño domina un ítem de la escala.

Proporciona edades de madurez social desde 0-1 años hasta edades superiores a 25. La puntuación se convierte, por medio de una tabla, en su equivalente de edad social. La escala contiene 117 ítems, repartidos en las ocho áreas mencionadas.

 

                                               (5 K)  VOLVER AL MENÚ PRINCIPAL